Líriques i amoroses 1 Ver más grande

Líriques i amoroses 1

DE077

La riqueza, variedad e inteligencia de la escritura de Serra proporciona al piano un papel fundamental para establecer en cada canción un ambiente poético único y totalmente diferenciado, en el cual la voz puede sugerir, con una siempre sencilla y convincente expresividad, el significado de las palabras.

Más detalles

9,89 € impuestos inc.

    Época s. XX
    Subtítulos / Partes Brollador gentil - Camp de fajol - No enyoris mes cançons - El gallaret - Prec de Madona - Cançó del port - Cançó
    Instrumentos voz, piano
    Idioma del texto catalán
    Páginas 38
    Duración 25 min.
    Contenido partitura
    ISMN 979-0-3502-0654-2
    Precio edición impresa 17€

    Las trece canciones para voz y piano de Joaquim Serra, editadas en dos volúmenes, están escritas a lo largo de quince años, los que pueden corresponder a su primera madurez como compositor y tienen por lo tanto un interés muy especial para poder comprender las características de su desarrollo artístico. En todas ellas el piano está al servicio de la línea vocal en un engañoso segundo plano. Pese a contar con pocos pasajes a solo y a que las introducciones y postludios son de dimensiones discretas, la riqueza, variedad e inteligencia de la escritura de Serra proporciona al piano un papel fundamental para establecer en cada canción un ambiente poético único y totalmente diferenciado, en el cual la voz puede sugerir, con una siempre sencilla y convincente expresividad, el significado de las palabras.
    Brollador gentil (1924) permite ver la implicación del piano en la expresión poética, con la insinuación del agua fluyendo en el instrumento, en consonancia con la mejor tradición del lied germánico o la mélodie francesa. La austeridad del piano en Camp de fajol (1925) no oculta la amplitud de su lenguaje armónico. No enyoris mes cançons, del mismo año, comienza con una sección lenta, con interesantes y dulces disonancias que retornan al final, después de una parte central más movida en la cual la armonía adquiere trazos pentatónicos. En El gallaret, también de 1925, se insinúan trazos que evocan la danza sardana, entre ellos el trinar del flabiol. En El prec de madona Elisenda a mossen Hug, de 1926, la sencilla línea melódica de inspiración popular es apoyada por un discurso tonal que con su riqueza y seguridad, mantiene las características propias de la armonía romántica. Cançó del port, de 1928, evoca una marina con una figura de acompañamiento a la vez móvil y estática. En la Cançó, de 1930, ya encontramos un tratamiento más libre de la disonancia y un mayor ámbito de sus modulaciones.


    Víctor Estapé

Accesorios

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

30 productos más en la misma categoría: