Sonata núm. 18 Ver más grande

Sonata núm. 18

DE365

Siguiendo el principio que rige todas las obras de Fleta, la Sonata per a violoncel está escrita para complacer principalmente al intérprete con la seguridad que, si éste disfruta con la interpretación seguro que el público también disfrutará.

Más detalles

7,27 € impuestos inc.

    Época s. XX
    Subtítulos / Partes I.Moderato - II.Allegro - III.Andante - IV.Allegro molto e ritmico
    Instrumentos violonchelo
    Páginas 16
    Duración 17 min.
    Contenido partitura
    ISMN 979-0-3502-0979-6
    Precio edición impresa 12,50€

    Una de las grandes habilidades de Fleta Polo como compositor es la instrumentación y en obras como la que nos ocupa, la reinstrumentación. Es un gran conocedor de los instrumentos, de sus posibilidades, de sus combinaciones y le apasiona investigar sus prestaciones y límites. No es extraño encontrar en su catálogo obras escritas originalmente para un instrumento (o grupo de instrumentos) que más tarde ha instrumentado de nuevo para otras formaciones.
    Esta Sonata para violonchelo es, justamente, una versión de la Sonata para viola, una de las obras más interpretadas del autor y también una de sus partituras más queridas. Fechada en la década de los 50 y según explica el propio compositor “era una época en que escribí mucha música de carácter español. Aprendía de las partituras de Falla, de Granados o de Albéniz y compuse muchas obras con aquel espíritu hispánico. Años más tarde las revisé y lo deseché todo; solamente salvé tres obres: las Seis canciones españolas, La Ruta de Don Quijote y la Sonata para viola que, a pesar de ser un testimonio de aquella época ha obtenido una gran aceptación por su naturalidad y por la estructura netamente académica que presenta”.
    La obra está estructurada en cuatro movimientos y permite al intérprete poder lucir las cualidades exigibles a un buen instrumentista: virtuosismo, expresividad, dominio de los diferentes registros, etcétera. La Sonata per a violoncel está dedicada a Lito Iglesias, quién fue encargado de la revisión para la edición impresa. Según palabras el propio instrumentista: “La Sonata de Francisco Fleta Polo es una obra realmente importante, una obra gran. He tenido el placer de interpretarla en numerosas ocasiones, desde que la estrené el 2 de Febrero de 1995 en el Conservatorio de Barcelona, y siempre he disfrutado mucho tocándola”.


    David Puertas

Accesorios

8 productos más en la misma categoría: