Sonata (1952) Moments musicals Ver más grande

Sonata (1952) Moments musicals

DE296

La Sonata para viola y piano tiene un impulso rítmico constante, el gusto por las melodías largas y amplias, por los acompañamientos cromáticos, por su riqueza contrapuntística, sus giros impresionistas, el perfeccionismo en la estructura y la utilización de la máxima tesitura y la variedad de recursos y sonoridades que permiten los instrumentos, acentuando al máximo en este caso los de la viola.

Más detalles

10,89 € impuestos inc.

Edición: Digital

    Época s. XX
    Subtítulos / Partes Romança - Scherzo - III
    Instrumentos vla.pno.
    Páginas 52
    Duración 16 min
    Contenido Partitura y parte
    ISMN 979-0-3502-0569-9
    Precio edición impresa 18,72€
    Edición Digital

    Lluís Benejam compuso a lo largo de su carrera cinco sonatas, todas para (a) instrumento solista y piano. Las tres primeras fueron escritas durante los años cincuenta en Barcelona y dedicadas al violín, a la viola y al violonchelo respectivamente. Las dos últimas, compuestas en Birmingham, Alabama, están dedicadas nuevamente al violín (1959) y al saxofón (1964).
    La Sonata para viola y piano, subtitulada Momentos musicales, fue compuesta en 1952, poco después de la primera sonata para violín, del primer quinteto y también de la primera obra para orquestaa de cuerda. A pesar de tratarse de las obras con las que se inició en su carrera como compositor, no podemos olvidar que Benejam ya tenía 37 años y una gran experiencia como intérprete y director. Su conocimiento profundo de los instrumentos, muy especialmente de los de cuerda, influyó en que sus obras fueran rápidamente aceptadas y apreciadas por los intérpretes. Los rasgos básicos de su lenguaje se vislumbran ya en esta partitura, destacando un impulso rítmico constante, el gusto por las melodías largas y amplias, por los acompañamientos cromáticos, por su riqueza contrapuntística, sus giros impresionistas, el perfeccionismo en la estructura y la utilización de la máxima tesitura y la variedad de recursos y sonoridades que permiten los instrumentos, acentuando al máximo en este caso los de la viola. La obra consta de tres partes: una Romanza inicial donde la viola desarrolla todo su potencial expresivo, un Scherzo juguetón donde se exije la máxima coordinación camerística, y un movimiento final que no pierde, ni siquiera en un solo compás, este ritmo mediterráneo inherente a la música de Benejam, característica que está en toda su producción.


    David Puertas

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

9 productos más en la misma categoría: