La llegenda de Sant Jordi Ver más grande

La llegenda de Sant Jordi

DE765

La cantata La llegenda de Sant Jordi pone en música la leyenda catalana más popular. En ella se explica la liberación por parte de San Jorge, del pueblo de Montblanc dominado por un dragón terrible.

Más detalles

18,15 € impuestos inc.

Edición: Digital

    Época s. XX
    Subtítulos / Partes 13 partes
    Instrumentos coroSAB,narrador,piano
    Idioma del texto catalán
    Páginas 53
    Duración 30 min.
    Contenido partitura
    ISMN 979-0-3502-1046-4
    Observaciones Las partes para coro están disponibles con la referencia C0535. Los materiales de orquesta están disponibles en régimen de alquiler, contacte con el editor.
    Precio edición impresa 31,20€
    Otros Bernat Romaní (texto)
    Orquestas si
    Edición Digital

    En esta historia también ostentan un papel relevante, la princesa, el rey de Montblanc y el pueblo, quienes viven un proceso que va desde la desesperación hasta la victoria final. La música se estructura en trece números. Algunos están encadenados y otros no.
    San Jorge, el rey, la princesa i el dragón están representados cada uno de ellos por un leitmotiv musical propio. Al inicio de la Obertura podemos escuchar el motivo de San Jorge, y reaparece en el momento de la lucha con el dragón, tomando el máximo protagonismo en el coro fi nal; se trata de una melodía impetuosa y vigorosa, aunque también puede mostrarse lírica como en el compás 625.
    El leitmotiv de la princesa es una sencilla melodía descendente que aparece también en la obertura y es recurrente a lo largo de la obra con diferentes matices según el momento de la narración. La Cançó dels nens (Canción de los niños) está basada también en este motivo. También aparecerá al hacer referencia a las rosas que florecen con la sangre del dragón; la princesa y la rosa están unidas en un mismo concepto. Los motivos de San Jorge y la Princesa están superpuestos de manera triunfal en los últimos compases instrumentales de la obra, celebrando el encuentro entre la humanidad del pueblo y la sobre humanidad de San Jorge. El rey canta una pavana, danza propiamente real, y a pesar del carácter pomposo y distante no abandona jamás su severidad, aún cuando sus palabras son dramáticas. Al dragón le corresponde un motivo grotesco basado en un acorde de tríada aumentado. Aparece por primera vez en el compás 113 y va apareciendo cada vez que es citado.


    Raimon Romaní

29 productos más en la misma categoría: