Capricho núm. 5 Ver más grande

Capricho núm. 5

S018

Nuevo producto

El autor no se limita a utilizar la trompeta como instrumento de fanfarria sino que juega con todos sus recursos. La obra no es difícil de ejecutar pero requiere cierta exigencia en el trabajo camerístico. La parte de piano, optativa, refuerza el elemento rítmico de la obra y puede ayudar a fijar la afinación si la obra se interpreta con estudiantes avanzados.

Más detalles

11,50 € impuestos inc.

Edición: Papel

    Época s. XX
    Subtítulos / Partes Trio per a 3 trompetes i piano (opcional)
    Instrumentos 3trba.pno.
    Páginas 24
    Duración 7 min
    Contenido partitura + partes
    ISMN 979-0-3502-0547-7
    Edición Papel

    Francisco Fleta Polo es un autor que escribe de forma idiomática, es decir: conoce perfectamente el instrumento para el que escribe le exige lo máximo, pero siempre respetando las posibilidades propias del instrumento. Incluso cuando hace transcripciones, éstas se convierten en obras nuevas perfectamente adaptadas al nuevo instrumento: no transcribe sólo las notas sino que está atento al carácter, a las tensiones, a las respiraciones ... en definitiva: a la música. Este respeto por el material con el que trabaja ha hecho que su música guste al público y, elemento muy importante, guste los intérpretes que ven en la música de Fleta a un autor que se pone en la piel del interprete.
    En el caso de este Trío para trompetas, su conocimiento del instrumento es evidente (recordemos que Fleta, además de los estudios superiores de violín y viola, también hizo de trompeta) y no se limita a utilizarlo como instrumento de fanfarria sino que juega con todos sus recursos. La obra, que no destaca por la dificultad de ejecución, sino más bien por la exigencia en el trabajo camerístico, contiene los elementos propios del lenguaje de Fleta en el que se combinan armonías libres, presencia constante del elemento rítmico, dominio de las formas clásicas (la parte central de la obra es una fuga canónica), utilización de todos los recursos propios del instrumento (hay fragmentos con sordina) y ciertas dosis de buen humor (como la utilización de los frulatti en momentos puntuales o en unfinal impactante). La parte de piano es optativa: refuerza el elemento rítmico de la obra y puede ayudar a fijar la afinación si la obra se interpreta con estudiantes avanzados.

    La obra está dedicada al trompetista Jaume Espigolé, compañero de claustro en el Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona.


    David Puertas

3 productos más en la misma categoría: