Au pays de la soif et de la peur Ver más grande

Au pays de la soif et de la peur

DAC339

Soler, Josep Autor:
Soler, Josep

La obra Au pays de la soif et de la peur, de gran expresividad, se desarrolla en movimientos lentos y aprovecha los registros de los dos instrumentos en toda su anchura. A pesar de que no busca el virtuosismo, la interpretación de la obra exige el máximo a los intérpretes y, sobretodo, requiere una compenetración extrema.

Más detalles

10,01 € impuestos inc.

Edición: Digital

    Época Siglo XX
    Instrumentos Clarinete, piano
    Páginas 30
    Duración 10 min
    Contenido Partitura y parte
    ISMN 979-0-3502-0632-0
    Precio edición impresa 17,20€
    Edición Digital

    El año 1995 Josep Soler compuso dos obras tituladas exactamente igual: esta que tenéis en las manos para clarinete y piano y otra para dos pianos basada en un tema del Cuarteto op. 130 de Beethoven. Ambas recibieron el nombre de Au pays de la soif et de la peur (Al país de la set i de la por), un título cogido de un grabado del pintor francés George Rouault (1871-1958). Rouault hizo, entre los años 1922 y 1927, una serie de 58 grabados sobre la muerte y el más allá, algunos inspirados en motivos religiosos, y todos ellos acompañados de alguna frase, muchas de ellas son frases de la Biblia. La serie de grabados se tituló con el nombre genérico de Miserere. La plancha número 26 lleva inscrita la frase Au pays de la soif et de la peur y, como buena parte de los grabados de la serie, muestra unos personajes tristes y desolados que con la mirada se preguntan sobre el más allá.
    La obra para clarinete y piano que Josep Soler compuso a partir de este grabado es de unas dimensiones notables (la grabación editada por Anacrusis el año 2001 supera los 20 minutos de duración) y está dedicada al clarinetista Joan Pere Gil que la estrenó en Barcelona el 23 de noviembre de 1996. La obra, de gran expresividad, se desarrolla en movimientos lentos y aprovecha los registros de los dos instrumentos en toda su anchura. A pesar de que no busca el virtuosismo, la interpretación de la obra exige el máximo a los intérpretes y, sobretodo, requiere una compenetración extrema que obliga a afrontar la temática de la obra y su trasfondo filosófico (o espiritual) desde una misma perspectiva.


    David Puertas

11 productos más en la misma categoría: